Facebook Twitter

 

¿Cuándo se debe iniciar la prevención de obesidad infantil en un niño? Según los estudios más actuales, desde el embarazo de la madre. Si la madre aumenta de peso más de lo recomendado, considerando su peso al embarazarse, aumenta la predisposición del niño a la obesidad.

 

Los patrones de alimentación durante el primer año de vida, son también muy importantes. La leche materna es el mejor alimento para el bebé desde el punto de vista nutricio y por los elementos inmunológicos que contiene. Así mismo, se afirma, que la alimentación al seno materno permite al niño aprender a auto-regular su ingesta, es decir, solo va a comer lo que requiere.

Cuando se introducen alimentos diferentes a la leche en la dieta del niño, se debe seguir el patrón adecuado en cuanto al orden de los alimentos y la cantidad. En este punto de la cantidad, los padres deben procurar ayudar al niño a conocer sus necesidades de alimento, sin forzarlo a comer en exceso.

El fomento del consumo de verduras y frutas desde edades tempranas ayuda a que el niño se acostumbre desde pequeño a incluirlas en su dieta. Estos alimentos tienen una baja densidad energética, es decir, contienen pocas calorías por volumen, lo que ayudará al niño a mantener su peso en los rangos recomendados, además de proveerlo de vitaminas y minerales.

Es un hecho que tenemos una gran disponibilidad de alimentos altos en calorías a bajo costo. Muchos de nuestros niños están acostumbrados a incluir en su dieta diaria alimentos ricos en azúcares y grasas (dulces, bebidas azucaradas, papas fritas, entre otros); así mismo, la actividad física que realizan ha disminuido por diversos factores: cambios en el estilo de vida de la familia, inseguridad, introducción de videojuegos y computadoras.

Lo que viene a resultar en este fenómeno es que los niños están consumiendo más calorías de las que requieren y de las que están gastando, almacenándose este exceso como grasa. El problema radica en que este tejido adiposo, que quizá lo consideramos inerte, secreta sustancias que promueven enfermedades.

Estamos observando en etapas muy tempranas a niños que ya presentan hipertensión arterial, diabetes y enfermedad cardiovascular. Este exceso de peso está impactando la calidad y esperanza de vida de los niños.

¿Qué debemos hacer los padres, miembros del equipo de salud, escuelas, gobiernos y sociedad?

Abordar este gran problema de salud pública en todos los frentes. Debemos darle la importancia que merece y hacer un esfuerzo para prevenirlo y combatirlo a tiempo.

Como primer paso, invito a los padres a llevar a sus hijos al médico, pediatra o nutriólogo para que valore el peso del niño de acuerdo a su talla y edad. Es frecuente que pensemos que el niño está dentro del rango recomendado cuando puede ya presentar sobrepeso o, incluso, obesidad. Seguiremos hablando de este tema en nuestra próxima edición.

Comentarios

Artículos relacionados

Descarga la Revista

Revista Nutrien #7

Facebook

Banner

Números anteriores

Nutrien, Revista #3Nutrien, Revista #4

Banner

Banner

Búscala en:

American Overseas Dietetic Association

image

Nutrien Recomienda

En esta sección encontrarás consejos útiles  para la compra de alimentos

Ver los Productos

image

Recetas Nutrien

Esta sección contiene las recetas de Nutrien para una cocina saludable y deliciosa.

Ver las Recetas

image

Consulta Experto

En esta Seccion encontrarás preguntas sobre nutrición y salud respondidas por nuestro experto.

Entra a Consulta

image

Basado en Evidencia

En esta sección encontraras algunos datos curiosos basados en Evidencia.

Enterate