Facebook Twitter

 

Hace unos cuantos años, la circunferencia de un bagel era de 7.62 cm de diámetro y tenía 140 calorías; actualmente tienen una circunferencia de 15.24 cm de diámetro y aportan alrededor de 350 calorías.

 

El bagel de hoy en día es 200% más grande que el original. Siguiendo este patrón, está el Double Gulp de 7- Eleven, que contiene 64 onzas de soda y alrededor de 800 calorías, 10 veces más de lo que la primera Coca Cola contenía…

 

Y lo mismo ha pasado con “nuestras” cinturas.

Vivimos en la era del “X- Large” y no nada más nuestras porciones de comida han sido afectadas. Los moldes para hornear son más grandes y las raciones en libros de recetas han disminuido, lo que indica también que las porciones han y siguen aumentado. Este aumento en las porciones puede ser atribuido a múltiples tendencias económicas. El crecimiento de la industria de alimentos, el número de comidas fuera de casa y la mercadotecnia.

Estudios sobre cerveza, refrescos y comida rápida muestran que los artículos de gran tamaño llaman la atención desde el punto de vista del consumidor: “más (producto) por menos (dinero)”, cuando, en realidad, es más calorías, más grasa menos saludable y menos nutrimentos.

Las investigaciones indican que las personas consumen más calorías, sin darse cuenta, cuando les ofrecen porciones más grandes. Reducir el tamaño de las porciones es una de las mejores armas para mantener peso y luchar en contra de la obesidad. Si consumes de todo en cantidades adecuadas, no tienes por qué sufrir efectos negativos en tu salud.

Hace unos cuantos años, la circunferencia de un bagel era de 7.62 cm de diámetro y tenía 140 calorías; actualmente tienen una circunferencia de 15.24 cm de diámetro y aportan alrededor de 350 calorías.

Estrategias para cuidar el tamaño de las porciones

Primero que nada, debemos identificar cuáles son las porciones saludables y estar conscientes de que las porciones reportadas por el Sistema de Orientación Alimenticia “Mi Plato”, del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) y la FDA no son las mismas que las impresas en las etiquetas nutricionales. La porción de pasta reportada por estas dos organizaciones es de ½ taza, mientras que la caja de pasta reporta 1 taza.

De acuerdo al Sistema Mexicano de Alimentos Equivalentes, una porción equivale a:

• 1 rebanada de pan integral
• 1/3 taza de arroz o pasta
• 1/2 taza de cereal
• 4-5 galletas integrales
• 1 tortilla
• 2 1/2 tazas de palomitas de maíz (sin mantequilla)
• 3/4 papa mediana
• 3 tazas de lechuga
• ½ taza de verduras crudas o cocidas
• 1 manzana pequeña
• 1/2 plátano
• 1 taza de melón
• ½ taza de fruta seca
• 1 taza de 100% jugo natural
• 30gr. de carne, pollo o pescado
• 1 huevo
• 1 cucharada de mantequilla de cacahuate
• 1/2 de taza de frijoles
• 1 taza de leche o yogur descremado
• 40gr. de queso

Te recomiendo que, en la comodidad de tu casa, midas tus alimentos para que así te des una idea de lo que por ejemplo, es media taza de pasta. Te aseguro que, después de 3 mediciones, ya no vas a necesitar tu taza de medir. ¿No se te hace realista esto de estar midiendo alimentos? En lugar de memorizar una lista de tazas, onzas, gramos y cucharadas, relaciona el tamaño de la porción con objetos familiares:

• El tamaño de tu puño equivale a una taza, esto equivale a 2 porciones de pasta o arroz.
• El tamaño de una baraja de cartas o el tamaño de la palma de tu mano (sin contar los dedos) equivale a 3 porciones (90 gramos) de carne, pollo o pescado.
• El tamaño de 4 dados, equivale a 1 porción de queso.

Por más memorizadas que tengas las porciones, si sientes hambre por no haber desayunado o comido, lo más probable es que tu comida o cena sea una porción “X-Large”. Tener un horario fijo y no saltarte comidas es otra estrategia para el control de porciones y de peso.

Una manera más fácil todavía para el control de las porciones es imaginar que tu plato está divido en 3 partes. Las verduras deben ocupar la mayor parte, la mitad de tu plato. Las proteínas y carbohidratos deben ocupar la otra mitad, equitativamente. Si comparas los espacios con tu puño y palma de la mano, te darás cuenta de que los espacios siguen las “reglas” de lo que las porciones deben ser.

¿Salir a cenar y no comerte las 5 rebanadas de pan con mantequilla y el interminable plato de pasta en el restaurante es casi una misión imposible?. Para evitar que te pase esto, antes de que salgas a cenar, come un snack en tu casa. Algunas opciones pueden ser: una naranja, una taza de melón, o de cualquier otra fruta; ¼ de taza de nueces o fruta seca; 1 manzana con ¼ de taza de queso cottage; o mini-tentempiés empaquetados en porciones individuales.

La porción de carne en un restaurante es, normalmente, de 12 onzas (360 gramos), lo cual es equivalente a 12 porciones. Si es mucha la tentación, pide que solo te sirvan la mitad de tu platillo; la otra mitad que te la pongan para llevar. Con estas recomendaciones, vas a observar que puedes comer delicioso, cuidando tu peso y tu salud.

 

Comentarios

Descarga la Revista

Revista Nutrien #7

Facebook

Banner

Números anteriores

Nutrien, Revista #3Nutrien, Revista #4

Banner

Banner

Búscala en:

American Overseas Dietetic Association

image

Nutrien Recomienda

En esta sección encontrarás consejos útiles  para la compra de alimentos

Ver los Productos

image

Recetas Nutrien

Esta sección contiene las recetas de Nutrien para una cocina saludable y deliciosa.

Ver las Recetas

image

Consulta Experto

En esta Seccion encontrarás preguntas sobre nutrición y salud respondidas por nuestro experto.

Entra a Consulta

image

Basado en Evidencia

En esta sección encontraras algunos datos curiosos basados en Evidencia.

Enterate