Facebook Twitter

 

Asoleandose

Es imposible imaginar la vida sin luz solar. De hecho, los rayos solares desempeñan funciones importantes para mantener la salud, ya que activan la vitamina D en la piel, además de que promueven la liberación de neurotransmisores que nos mantienen en buen estado de ánimo.

 

Sin embargo, son bien conocidos los graves problemas cutáneos causados por la sobreexposición solar. En nuestro país, la radiación luminosa está presente prácticamente durante todo el año. El sol emite rayos cósmicos, gamma, rayos X, radiación ultravioleta (A,B,C), luz visible y rayos infrarrojos; de éstos, los más nocivos para la piel son los ultravioleta.

La radiación ultravioleta puede provocar daño en la piel de diversas formas: ya sea de manera aguda, ocasionando quemaduras, o crónica, siendo ésta el origen del fotoenvejecimiento y del cáncer de piel (carcinoma basocelular, espinocelular, melanoma maligno). También, puede causar deterioro ocular, fotosensibilidad y alteración del sistema inmunológico de la piel, ya que puede inducir enfermedades como el lupus eritematoso.

El fotoenvejecimiento se caracteriza por hiperpigmentación (manchas obscuras), arrugas, pequeños vasos sanguíneos rotos y flacidez. La sobreexposición de rayos UV daña la membrana y el DNA de las células, afectando la producción de proteínas y por lo tanto, de colágeno. El tabaco y otros factores ambientales, como la contaminación y el viento, también contribuyen al daño de la piel.

La piel tiene su propio sistema de fotoprotección que consiste en la aparición del bronceado (pigmentación) y el engrosamiento cutáneo. La melanina es, sin duda, el mejor fotoprotector que se conoce, pues absorbe, refleja y desvía la radiación ultravioleta que incide sobre ella.

La fotoprotección artificial puede lograrse mediante la utilización de filtros solares (químicos y pantallas), antioxidantes y ropa.

Resumiendo, se puede afirmar que el método ideal de protección solar sería el siguiente:

  • Mantenerse siempre a la sombra
  • No exponerse al sol entre las 10:30 am y las 4:30 pm.
  • Utilizar diariamente un filtro solar de amplio espectro (UVA-UVB), de acuerdo al tipo de piel y con FPS (factor de protección solar), de preferencia mayor a 50. El número de FPS indica el tiempo que puede estar en el sol sin quemarse, comparado a no usar filtro solar.
  • Aplicar el bloqueador solar en cantidad suficiente. Está comprobado que, en promedio, aplicamos la mitad de lo que deberíamos. Se recomienda aplicar el bloqueador, dejar secar y volverlo a aplicar.
  • El filtro solar se debe aplicar, mínimo, media hora antes de exponerse al sol para que alcance a absorberse y proteger. Debe ser con la piel seca y bajo sombra.
  • Volver a aplicar el FPS cada 3 horas si se está directamente expuesto al sol, aun en días nublados. Se debe volver a aplicar después de nadar o en caso de excesiva transpiración. En estas circunstancias, se recomienda filtro de protección solar resistente al agua o a prueba de agua.
  • Evitar superficies reflejantes (arena, nieve, agua, pavimento) debido a que, hasta un 85% de la radiación ultravioleta, se refleja.
  • No asumir que, por el hecho de que no estar rojo, no hay daño en la piel. Una quemadura es evidente de 6 a 24 horas después de la exposición al sol.
  • Se debe siempre proteger a los niños con filtro solar. La radiación UV es acumulativa desde temprana edad.
  • Vestir ropa protectora con un tejido apretado. La ropa tiene un FPS entre 6 y 15; si está mojada, baja a 5.
  • Usar sombrero de ala ancha (de mínimo 5cm) y lentes para sol (con filtro UV).

 

Alimentos funcionales y sus compuestos que previenen el fotoenvejecimiento de la piel
Alimento Compuesto protector
Tomate, sandía y papaya Licopeno y beta-caroteno
Aceite de soya, nueces y brócoli Ácido alfa-linolénico
Salmón, atún y sardinas EPA y DHA
Cítricos (naranja, limón); melón, guayaba, kiwi Vitamina C
Cocoa, té y vino tinto Polifenoles
NOTA: Un exceso de grasa de origen animal e hidratos de carbono simples (como el ázucar de mesa) en la dieta, se relaciona con mayor daño a la piel.

 

 


 

Dr. Vicente Sustaita es Dermatólogo miembro de la Sociedad de Dermatología de Nuevo León y del Colegio de Iberolatinoamericano de Dermatología. El Dr. Sustaita es maestro de Pregrado de la UDEM y miembro del cuerpo médico del Centro Médico CIMA y de la Clínica Cuauhtémoc y Famosa.

 

Comentarios

Artículos relacionados

Descarga la Revista

Revista Nutrien #7

Facebook

Banner

Números anteriores

Nutrien, Revista #3Nutrien, Revista #4

Banner

Banner

Búscala en:

American Overseas Dietetic Association

image

Nutrien Recomienda

En esta sección encontrarás consejos útiles  para la compra de alimentos

Ver los Productos

image

Recetas Nutrien

Esta sección contiene las recetas de Nutrien para una cocina saludable y deliciosa.

Ver las Recetas

image

Consulta Experto

En esta Seccion encontrarás preguntas sobre nutrición y salud respondidas por nuestro experto.

Entra a Consulta

image

Basado en Evidencia

En esta sección encontraras algunos datos curiosos basados en Evidencia.

Enterate