Facebook Twitter

 

Feature Image

El síndrome de intestino irritable (SII) es una de las causas más frecuentes de consulta médica. Este trastorno que se define como una alteración motora y fisiológica del intestino aqueja principalmente a mujeres, en una proporción de 2 a 1 respecto a los hombres. Pacientes con SII muestran una alta sensibilidad del tracto gastrointestinal..

a factores internos y externos ya que reaccionan a cambios en la dieta, como alimentos irritantes o a eventos cotidianos que produzcan estrés.

Otros factores que pueden agravar el problema son el abuso de laxantes o antibióticos, exceso de cafeína, falta de descanso y horas de sueño limitadas. La Dra. Margarita González, gastroenteróloga, refiere que el diagnóstico se basa en la presencia de síntomas, los cuáles pueden ser dolor o molestia abdominal, asociado con cambios en la frecuencia y la apariencia de las evacuaciones, manifestándose con diarrea o estreñimiento, así como gas intestinal.

Estudios recientes revelan que una sobrepoblación bacteriana en el intestino delgado (SIBO) podría ser también causa de algunos de los casos de SII, también llamada colitis nerviosa.

La Dra. González indica que el tratamiento de los pacientes con SII debe ser integral enfocado a mejorar la calidad de vida del paciente. Se puede iniciar tratando el síntoma más molesto, ya sea distensión (inflamación) abdominal, gases y el hábito intestinal predominante ya sea diarrea o estreñimiento.

Dentro de los medicamentos utilizados para la atención habitual del SII figuran antiespasmódicos (que ayudan a regular el movimiento intestinal), antidiarréicos, analgésicos, antiflatulentos, fibra y laxantes. En fecha más reciente se ha demostrado que el uso de antibióticos no absorbibles y antidepresivos tricíclicos además de tratamiento psicológico conductual, pueden ser útiles para el control del SII.

En relación al manejo dietético y de estilo de vida se recomienda:

  • Evitar alimentos que pueden ser mal absorbidos y fermentados produciendo gas, como es el caso de las leguminosas (frijoles, lentejas), las crucíferas (repollo, coliflor), la cebolla y el ajo.
  • Limitar el consumo de hidratos de carbono refinados, como los productos de panadería y los vegetales ricos en almidón como la papa, ya que en grandes cantidades no alcanzan a absorberse.
  • Evitar la lactosa en caso de que haya intolerancia, o consumir productos deslactosados.
  • Incluir probióticos (fuentes de bacterias utilizados para reestablecer la flora bacteriana), que pueden ser tomados como suplementos o los contenidos en los alimentos como el yogurt.
  • Consumir suficiente cantidad de líquido, de preferencia en forma de agua natural. Evitar las bebidas carbonatadas y las que contienen cafeína o alcohol.
  • Manejo adecuado del estrés por medio del ejercicio y técnicas de relajación.
  • Dormir mínimo 8 horas diarias. En caso de que presentes síntomas de SII, se recomienda que consultes con un médico especialista

 

Comentarios

Artículos relacionados

Descarga la Revista

Revista Nutrien #7

Facebook

Banner

Números anteriores

Nutrien, Revista #3Nutrien, Revista #4

Banner

Banner

Búscala en:

American Overseas Dietetic Association

image

Nutrien Recomienda

En esta sección encontrarás consejos útiles  para la compra de alimentos

Ver los Productos

image

Recetas Nutrien

Esta sección contiene las recetas de Nutrien para una cocina saludable y deliciosa.

Ver las Recetas

image

Consulta Experto

En esta Seccion encontrarás preguntas sobre nutrición y salud respondidas por nuestro experto.

Entra a Consulta

image

Basado en Evidencia

En esta sección encontraras algunos datos curiosos basados en Evidencia.

Enterate